Históricamente se definen lotes o cuarteles de cultivos sin tener en cuenta la variabilidad o heterogeneidad, se hace empíricamente. Dentro del mismo cuartel conviven diferentes tipos de suelos, con una misma operación de riego y/o plan de fertilización. En la misma hilera y en pocos metros podemos pasar de un suelo pedregoso, a un suelo arenoso o arcilloso, cada tipo responde diferente al riego y fertilizantes. También la absorción, retención y puesta a disposición de nutrientes es diferente en todo cambio de textura o diferentes génesis de suelos.

La razón de medir y cuantificar estas variaciones, es la de cortar con la incertidumbre que representa en la agricultura, es el manejo eficiente de los recursos. Es decir, aplicar la dosis de insumo necesaria de acuerdo a la necesidad del cultivo en cada sector o ambiente. Los racimos de vid maduran a diferente tiempo, por ende, el rendimiento en kilos también responde a ésta variabilidad.

AgroPraxes te define ambientes para diferentes tiempos de cosecha o maduración, logrando que se puedan ajustar los pronósticos de cosecha. Con planes de manejo, riego, fertilización, podas, deshojes y raleos en verde acorde a las necesidades de tu cultivo. Estos planes se realizan a través de mapeos de índices de vegetación y de subsuelo, con el uso de diferentes metodologías como: satelital aéreo (drones), sensores terrestres y sensores geofísicos (para un muestreo, análisis y descripción de perfiles en calicatas).

Contacto: +54 9 261 667-5393 – fedeframa@praxes.com.ar

Fuente: www.mundovino.com.ar –  Lucas Brandan.